lluis No hay comentarios

captura-de-pantalla-2016-09-13-a-les-12-12-48Ni blanco ni negro, ni cien por cien atendidas ni cien por cien automatizadas. El Grupo Sabater Nuri estrena una reformada estación de servicio en Cerdanyola del Vallès (Polígono Polizur) con un modelo semi asistido.

Últimamente se habla mucho de estaciones de servicio fantasma (gasolineras desatendidas) y la polémica entre la Comisión de los Mercados y la Competencia (CNMC) y FACUA (organización de consumidores). Los primeros muy a favor de las gasolineras desatendidas porque promueven la libre competencia y sus precios benefician a los consumidores. Los segundos, claramente decantados a buscar pegas a las gasolineras desatendidas, las critican argumentando que ofrecen menos seguridad, que el consumidor queda desprotegido, que afectan gravemente a los empleos de la zona y perjudican a los discapacitados.

Con estos y muchos más argumentos encima de la mesa, el gerente del Grupo Sabater Nuri, Josep Sabater, hace años que trabaja para ofrecer un modelo que mantenga todas las ventajas y minimice posibles efectos negativos. Es por ello que la estación de servicio del Polígono Polizur, en Cerdanyola del Vallès, está viviendo una transformación constante.

Desde este mes de Septiembre esta gasolinera del Grupo Sabater Nuri, que cuenta con un supermercado, una cafetería y un restaurante, ha estrenado tres surtidores de última generación instalados por Petrolec y Alvic, empresas del sector líderes en tecnología. “Los nuevos surtidores reemplazan a los antiguos instalados en 2001, son multiproducto, intuitivos y seguros” asegura el gerente, antes de explicar que con ellos “evitamos colas, garantizamos un repostaje más rápido y recogemos los gases que se emiten cuando se efectúa el repostaje”. Las nuevas pistolas de las mangueras de los surtidores sitúan al Grupo Sabater Nuri en lo más alto del ranking de las estaciones comprometidas con el medio ambiente, ya que no se emiten gases del repostaje a la atmósfera, se recogen y posteriormente se reciclan.

“La gente joven ya casi no entra a pagar en la estación, tienen prisa, son tecnológicos y prefieren pagar desde el propio surtidor”, comenta Josep Sabater, antes de seguir explicando que el Grup Sabater Nuri mantiene su vocación de servicio total y por ello “no podemos desatender a los que todavía quieren pagar en caja siendo atendidos por personas”.

El Grupo Sabater Nuri apuesta por la tecnología y por la atención personalizada y de calidad. “Tenemos algún cliente minusválido que cuando llega a la estación nos avisa con el claxon del coche para que salga alguien a servirle gasolina y a cobrarle, pero también tenemos jóvenes que vienen en moto y no quieren pasar por caja ni sacarse el casco”.

Es por todo ello que el Grupo Sabater Nuri “apuesta claramente por la estación semi asistencial, porque hay público que demanda los dos modelos y porque queremos seguir estando a la altura de lo que demandan nuestros clientes”.